Historia de un amor (entrega final)

9 comentarios
V

Porque se amaban sin pasado, sin futuro, en un presente moribundo, despeñado, arrebatado a las buenas conciencias, incapaces de rencor pero también de las pretensiones dominicales de las parejas menos tragicómicas.
Fue entonces cuando ella dijo "desaparecete".
Él pensó cosas que no deben escribirse (si uno atiende a las leyes del buen decir y a las jornadas de vacunación sabatina):
se hizo jirones la piel con un orgullo casi didáctico mientras ella aplaudía y tarareaba una balada militar sobre el cadalso improvisado de la sala.
Buscó resguardo en la lluvia -él- pero era tarde y las luciérnagas habían apagado sus rubores.
Dijo buenas noches -ella- y soñó con los zapatos de su hermana desquiciada.
Yo, digo, él, veló su sueño y veló aquél presente, sin pasado, sin futuro.